Formulario de búsqueda

PROVERBIOS 2

La sabiduría, búsqueda y don

1Hijo mío, si aceptas mis palabras

y guardas cual tesoro mis mandatos,

2prestando atención a la sabiduría

y abriendo tu mente a la prudencia;

3si invocas a la inteligencia

y llamas a la prudencia;

4si la persigues como al dinero

y la rastreas como a un tesoro,

5entonces comprenderás lo que es respetar al Señor

y encontrarás el conocimiento de Dios.

6Porque el Señor concede la sabiduría

y de su boca salen el saber y la prudencia;

7otorga el éxito a los honrados

y es escudo de conductas íntegras;

8protege al que se comporta rectamente

y custodia el camino de sus fieles.

9Entonces comprenderás la justicia,

el derecho y la honradez:

todos los caminos del bien.

10Pues la sabiduría entrará en tu mente

y el saber se te hará atractivo;

11la sensatez cuidará de ti

y la prudencia te protegerá;

12te apartará del mal camino

y de quienes hablan con maldad;

13de los que abandonan los senderos rectos

y andan por caminos sombríos;

14de los que disfrutan haciendo el mal

y gozan con la perversión;

15de los que siguen senderos tortuosos

y caminos extraviados.

16Te librará de la mujer ajena,

de la extraña de palabras seductoras,

17la que abandona al compañero de su juventud

y olvida la alianza de su Dios;

18su casa se precipita en la muerte

y sus sendas en el reino de las sombras.

19Los que allí entran no regresan,

ni reencuentran los senderos de la vida.

20Tú, en cambio, sigue el camino de los buenos

y mantén el sendero de los justos.

21Porque los honrados habitarán la tierra

y los rectos permanecerán en ella;

22pero los malvados serán arrancados de la tierra,

los perversos serán extirpados de ella.

La Biblia Hispanoamericana (Traducción Interconfesional, versión hispanoamericana)

La Biblia Hispanoamericana (BHTI) Traducción Interconfesional versión hispanoamericana Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2011 Utilizada con permiso

More Info | Version Index