Formulario de búsqueda

SU BÚSQUEDA: Mateo 6:28-33

  • MATEO 6:28-33 (CTU)

    28¿Chucoch mi la' mel la' pusic'al cha'an la' pislel? Ña'tanla bajche' mi' colel jini sʌsʌc bʌ i nich pimel am bʌ ti jamil. Ma'anic mi' cha'len e'tel mi ñoq'uijel. 29Pero mic subeñetla, mach yoque i t'ojolic i pislel Salomón ti pejtelel i ñuclel bajche' jini sʌsʌc bʌ i nich pimel. 30I t'ojol jax mi' mel pimel Dios, jini pimel cuxul bʌ wʌle mu' bʌ i chojquel ti c'ajc ti yijc'ʌlal. Mi che'ʌch mi' mel, ¿mach ba muq'uic i yʌq'ueñetla chuqui mi la' xoj jatetla mach bʌ anic mi la' ñop ti pejtelel la' pusic'al?

  • San Mateo 6:28-33 (RVC)

    28¿Y por qué se preocupan por el vestido? Observen cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan, 29y aun así ni el mismo Salomón, con toda su gloria, se vistió como uno de ellos. 30Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se echa en el horno, ¿no hará mucho más por ustedes, hombres de poca fe?

  • SAN MATEO 6:28-33 (MILNT)

    28’Te vá ǐo cani iní‑ndó nǔu nása níhí‑ndó dǒó cuihnu‑ndo. Te chí cádá cuèndá nàcuáa sàhnu nchaa itá ìó yucu, chi nchaa itá‑áⁿ ñà túú quìde chiuⁿ‑xi, te ni ñà túú quèheⁿ‑xi idi. 29Te na càchí tnúhu‑í xii‑ndo sǎ ndǐi Salòmón cuěi ío vii ní xínduu dóó nǐ xóo cuihnu ndíi, dico ñá túú nǔtnahá‑xi nàcuáa càa nchaa itá, chi ío‑gá vii càa nchaa itá. 30Te nchaa itá ìó yucu tnaa‑ni cùdíi‑xi, te yìchí‑xi te sàhmi ñáyiu. Te cuěi ducaⁿ dico mee Yǎ Ndiǒxí quídé‑gǎ ío vii sàcúnduu‑xi. Te núu nchaa itá‑áⁿ ducaⁿ quìde‑gá xító‑gǎ sácǔnduu vii‑xi, te xíǎⁿ cútnùní sá ǐo‑gá coto ñaha‑gǎ xii‑ndo, dìcó‑ni sá ñà túú sàndáá váha iní‑ndó‑gǎ.

  • S. Mateo 6:28-33 (RVR1960)

    28Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

  • Mateo 6:28-33 (VBL)

    28¿Y por qué se preocupan por la ropa? Miren las hermosas flores del campo. Miren cómo crecen: No trabajan ni hilan. 29Pero les digo que ni siquiera Salomón en todo su esplendor se vistió como una de esas flores. 30De modo que si Dios decora los campos así, la hierba que está hoy aquí y que mañana es lanzada al fuego, ¿no hará mucho más por ustedes que son personas que creen tan poco?